Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro > Entrevistas > Un café con el Dr. Francisco Javier Silva Leal

Un café con el Dr. Francisco Javier Silva Leal

| Imprimir |

Fecha29/06/2011

FechaEntrevistas,Noticias

Hemos invitado en esta ocasión a nuestro café al Dr. Francisco Javier Silva Leal, del laboratorio de Oncología Médica de la Fundación. Su proyecto titulado “Análisis de la capacidad tumorogénica del material genético contenido en exomas liberados por células tumorales humanas y por los extraídos del plasma de pacientes con cáncer de mama”, ha sido el que mejor puntuación ha obtenido en la Convocatoria de Ayudas a la Investigación de la Fundación, por lo que ha conseguido el Contrato Postdoctoral. Javier, lo primero de todo te damos nuestra enhorabuena y agradecemos que hayas venido a tomar con nosotros este café……..

¿Qué tal sienta que tu proyecto haya sido el mejor evaluado de su grupo?

Pues la verdad es que sienta muy bien, para que os voy a engañar. Supone que los esfuerzos que uno realiza son compensados, lo que me alegra mucho. Sé que hay gente muy válida entre mis compañeros que han presentado su candidatura y también me siento un poco triste por ellos, pero soy consciente de que sólo se puede seleccionar un proyecto. Agrada muchísimo que a lo que dedicas tu tiempo aquí arriba sea reconocido.


¿Cuéntanos cómo surgió este proyecto?

Nosotros en el grupo de oncología, liderado por el Dr. Felix Bonilla, llevamos trabajando en los ácidos nucléicos libres en plasma desde hace mucho tiempo, de hecho cuando yo entré aquí en el 99 ya se estaba investigando el tema de la identificación de marcadores tumorales en sangre, pues supone facilitar el diágnostico o el pronóstico de la enfermedad, no es lo mismo hacer a un paciente una biopsia que un análisis de sangre, mucho menos agresivo. Hay pocos marcadores validados, y el objetivo global es identificar más marcadores de este tipo, siempre pensando en conseguir un diagnóstico más efectivo. Sin embargo este proyecto es un poco diferente, porque estos ácidos nuclécos dentro del flujo sanguíneo están protegidos dentro de microvesículas, y nosotros lo que hacemos es estudiar dichas vesículas: cuándo se liberan, por qué, cuál es el efecto que tienen… al fin y al cabo estas vesículas llevan material genético dentro, y este material es capaz de entrar en otras células que no son tumorales, y en ellas provocan determinados efectos, como facilitar la prolilferación del tumor.

¿Y percibís interés y ayuda para este tipo de proyectos por parte de la administración o de laboratorios privados?

La mayoría de nuestros proyectos funcionan con financiación pública, aunque también tenemos proyectos y personal financiado con ayudas privadas. En general la pública suele suponer mayor tiempo de contrato dentro de nuestra gran inestabilidad laboral.

¿Cómo se vive esa situación de inestabilidad laboral que existe en el sector de la investigación en España, siempre dependiendo de una ayuda, una beca, una subvención…?

¡Qué quieres que te diga!, lo llevamos como podemos. Es sin duda el mayor handicap que tiene nuestra profesión en este momento. Yo, que he tenido mucha suerte porque llevo trabajando desde el año 99, jamás he tenido la sensación de tener estabilidad laboral, de tranquilidad, de poder tener un relax mental sabiendo que puedo dar de comer a mis enanos (tengo dos mellizos que no llegan al año de edad) durante algún tiempo. Es el principal problema que tenemos los investigadores, que estamos constantemente dependiendo de ayudas, públicas, privadas… que al fin y al cabo son temporales: nos gusta tu proyecto, te lo financiamos durante un año… dos… tres a lo sumo, pero luego se acaba el dinero y sabes que el año anterior a qué se acabe tienes que empezar a buscar nuevas ayudas… ¡nuestra vida es así!



¿Sabías que era así antes de dedicarte a ello?

No, es estudiando la carrera donde ves que no tienes muchas opciones. En la facultad te das cuenta de que tienes pocas opciones, bien la docencia (que a mi no se me da nada bien), o bien la investigación, y generalmente los biólogos no tienen la suerte de dedicarse a ninguna de las dos.

¿Y cómo conseguiste ese primer trabajo como investigador y cómo ha sido tu evolución hasta ahora?

Mi hermano también se dedicaba a ésto y coincidió con que yo terminaba la carrera y una de las chicas que trabajaba con él se iba del laboratorio, así que me llamó y me comentó la posibilidad de entrar… y aquí estoy desde entonces. Acabé la carrera en Septiembre del 98 empecé a trabajar en Enero del 99… y primero entras sin cobrar, luego cobras una cantidad bastante irrisoria, pero como al fin y al cabo te gusta mucho más lo que estás haciendo que las opciones que te ofrecen… y luego las cosas fueron mejorando: empecé a publicar los primeros artículos, obtuve una beca predoctoral, el currículum se va engrosando poco a poco, la beca se convierte en contrato, haces la tesis, los contratos como doctor ya son económicamente más importantes y, bueno, poco a poco uno acaba avanzando casi sin darse cuenta.

Y de todo lo que has hecho hasta ahora como investigador ¿qué te ha reportado más satisfacción?¿hay algún resultado que te haya alegrado especialmente?
Un momento concreto no, porque no es que haya un resultado concreto espectacular, sino que son pequeños resultados poco a poco, un día a día en el que vas dando pequeños pasos con los que vas avanzando en tus estudios. De lo que sí me siento muy satisfecho es de la tesis, porque supone muchísimo esfuerzo, mucho trabajo, y cuando te dicen la nota te quedas con una enorme tranquilidad.

¿Sobre qué hiciste la tesis?

La tesis estaba enfocada sobre el cáncer de mama, estudiaba el comportamiento de dos genes supresores tumorales y comprobaba si los pacientes que tenían alterados esos genes tenían un peor pronóstico. La tesis salió adelante y se publicó en revistas bastante importantes.

¿Por qué oncología?

Fue realmente por casualidad, porque mi hermano estaba en este mundo, pero cuando uno empieza es un área que engancha, en el sentido de sentir que estoy trabajando en un tema muy importante social y sanitariamente. Te planteas que el trabajo que estás desarrollando puede salvar vidas de personas en un futuro, y eso motiva mucho. Ese es el objetivo último de por que se levanta uno todos los días, aunque también es cierto que la rutina a veces te hace olvidarlo, y cuando analizas una muestra de tejido no eres consciente de que tras esa muestra hay una persona, detrás de ese trocito de tumor hay una vida, con su familia, con su problema, que es serio…

¿Qué relación existe con los grupos de investigación de otras áreas de la Fundación?¿y con grupos de investigación de otras entidades?

Nosotros tenemos mucha relación con otros grupos de investigación oncológica, como los grupos de los Dres. Alberto Muñoz, Ignacio Casal, Antonio García de Herreros y grupos del CNIO… también colaboraciones internacionales… tenemos mucho tipo de colaboración intraredes en activo (RTICC), compartimos estudios, resultados, tecnología… hay un espíritu de colaboración y ayuda mutua. Esta colaboración es fundamental. También con los compañeros de otras áreas de la Fundación tenemos mucha relación, sobre todo con “inmuno”, con los chicos del grupo del Dr. Luis Álvarez Vallina, que son los que más cerca están físicamente. Les consultamos mucho, compartimos también máquinas que ellos tienen y nosotros no, pedimos consejo para algunas cosas. Sin ese tipo de comunicación sería muy complicado salir adelante. En el anterior hospital se daba menos, porque físicamente nosotros estábamos ubicados en el sótano 3 y era muy difícil coincidir con nadie, pero este hospital ha fomentado ese tipo de relación, no sólo laboralmente si no afectivamente.

¿Qué te parece la acreditación del Instituto de Investigación? ¿qué consecuencias piensas que puede traer?

Yo creo que cualquiera que se dedique a ésto y que vea que el Hospital se puede convertir en un Instituto de Investigación lo ve con gran expectación, porque confiamos en que nos puede repercutir positivamente a todos… a ver si mejoran los contratos o si llega la estabilización. Es un gran reto.

¿Y la gestión de la Fundación?, aprovecha para comentar si crees que algo se puede mejorar

En general bien… a ver que piense.. sí, personalmente para mí lo que me resulta un poco “farragoso” algunas situaciones burocráticas, como el rellenar un formulario ahora con los Servicios Comunes, o cosas de este estilo… lo que antes hacías de manera más coloquial y simplemente comentándolo oralmente, ahora hay que ponerlo por escrito, lo que lleva tiempo… de todos modos entiendo que son las consecuencias lógicas en el camino de la acreditación, y que demás es un indicativo de la importancia que se le está dando a la investigación desde la gerencia del hospital. Al fin y al cabo estas cosas son las que se hacen en los Centros de Investigación importantes, y ese es nuestro camino.

Una frase positiva y una queja constructiva que nos pueda ayudar a mejorar

Como concepto positivo recalcaría la idea de expectación, realmente hay ilusión en que el Instituto salga adelante, y como crítica constructiva diría que se echa en falta la comunicación directa con los investigadores desde la gerencia y la Fundación, porque creo que a veces nos enteramos los últimos de algunas cosas… yo propondría una sesión mensual en el Salón de Actos con todos los investigadores, que al fin y al cabo somos los que estamos tirando del carro en ésto.

¿Te gustaría que alguno de tus mellizos se dedicase a la investigación?

Pues no, por el tema de la inestabilidad, aunque por otro lado sí me gustaría que a alguno de ellos le gustara el mundo de la investigación, que le gustara aquello a lo que su padre dedica su tiempo todos los días.

Pues esperamos que así sea, y sobre todo que les trasmitas la importancia del fin último de tu trabajo: contribuir a prolongar y mejorar las condiciones de vida de las personas ¡qué mejor objetivo al que dedicarse!

Compártelo en: Icon Icon


Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Última actualización: 19/12/2013

© 2014 Fundación Para la Investigación Biomédica | Hospital Puerta de Hierro