Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro > Entrevistas > Un café con la Dra. Amalia Torralba y María de la Encina, del Servicio de Farmacia

Un café con la Dra. Amalia Torralba y María de la Encina, del Servicio de Farmacia

| Imprimir |

Fecha10/10/2011

FechaEntrevistas,Noticias

La Dra. Amalia Torralba, Jefa del Servicio de Farmacia del Hospital, y María de la Encina, responsable de farmacia para la investigación clínica nos acompañan en esta ocasión en esta sección. Con ellas hemos hablado del funcionamiento del día a día del servicio, de los medios técnicos con los que cuentan, de los laboratorios, de los pacientes, etc… una labor muy compleja como veremos.

La Dra. Torralba y María de la Encina junto a Mª Jesús Propios y Laura García visitando las instalaciones del Servicio de Farmacia del Hospital

A priori suena como algo muy complicado eso de gestionar los medicamentos que se aplican en tantos servicios diferentes y en tantos pacientes ¿es tan complicado como parece?

Dra. Torralba: Contamos con medios informáticos que nos facilitan mucho la gestión. Evidentemente es complejo e implica una gran responsabilidad. Desde el Servicio de Farmacia se debe garantizar que los pacientes reciban el tratamiento adecuado en las condiciones óptimas y en el momento preciso.

Además de los medios informáticos contamos con estupendos profesionales especializados en cada área (gestión, unidosis, citostáticos…), que controlan su parcela de trabajo y mantienen informados al resto de modo que todo funcione como un engranaje perfectamente estructurado. Y como refuerzo a este engranaje contamos con el apoyo de los residentes que van rotando por todas las secciones, con lo que conseguimos que al mismo tiempo que ellos reciben formación, también están efectuando una importante labor de apoyo asistencial… como veis la función docente está implicita en el día a día del servicio.

“Tres funciones fundamentales: asistencial, docente e investigadora”

Podríamos decir que el Servicio de Farmacia combina en su globalidad tres funciones fundamentales: asistencial, hacia los pacientes, docente, con los residentes y alumnos en prácticas, e investigadora, fundamentalmente centrada en los Ensayos Cínicos, pero creo que María podrá explicar mejor la gestión de esta función ¿verdad María?

Pues María, cuéntanos entonces como se gestionan los farmacos de un Ensayo Clínico.

María de la Encina: Coincido con la Dra. Torralba en que la informática es una herramienta fundamental para el desarrollo de nuestra labor. En la actualidad gestionamos aproximadamente 200 ensayos y cada uno tiene unas características específicas, para poder diligenciarlas, durante la visita de inicio, rellenamos un check list, donde se recogen las tareas que el Servicio tiene que realizar durante su desarrollo. Este documento es esencial en la inclusión del primer paciente, pues este momento constituye el primer contacto con el Ensayo desde el punto de vista práctico. La incorporación de nuevos pacientes transcurre de una forma más fluida, por la experiencia previa.

Por otro lado, nuestra labor se complementa con la del grupo de study coordinators, ellas son las que interaccionan con el paciente y quienes les dispensan la medicación. Es un trabajo en equipo, el contacto permanente garantiza la resolución de cualquier contratiempo en el transcurso del Estudio. En definitiva, farmacia constituye la puerta de entrada para los ensayos clínicos.

María de la encina en el despacho de Ensayos Clínicos del Servicio de Farmacia

¿Qué peculiaridades tiene el Sº para los EECC?

María de la Encina: Aunque en el Servicio de Farmacia la Fundación tiene una persona contratada para la gestión de los EECC, que en este caso soy yo, todos los integrantes del Servicio colaboran en el desarrollo de un Ensayo Clínico. Los adjuntos de gestión se ocupan de la compra de los fármacos, si se trata de un ensayo independiente. En el caso de los estudios de Oncología y Hematología, la adjunta responsable de los citostáticos, la Dra. Amelia Sánchez, a la que debo estar aquí, se encarga de la creación de los protocolos en el programa informático, para la futura prescripción de las quimioterapias. Si el producto en investigación es una fórmula magistral, será elaborado por la farmacéutica del área de formulación.

La unidad de pacientes externos constituye la referencia para en un futuro desarrollar un espacio de atención farmacéutica para pacientes de Ensayo. Dentro de la rotación de los residentes se encuentra la Unidad de Ensayos Clínicos, en la que participan de una forma activa. Y creo les gusta mucho (risas)… Las enfermeras son las que preparan la medicación en la campana de flujo laminar. Además se cuenta con la colaboración de auxiliares, administrativos y celadores. Formamos un gran equipo, y como buen equipo que somos, tenemos un buen entrenador, la Dra. Torralba.

“Educación, respeto y espíritu de equipo”

Dra. Torralba: Gracias María, tu sabes que soy de la opinión de que en un Servicio de Farmacia el equipo es fundamental, y lo intento transmitir por activa y por pasiva. A todos los estudiantes que pasan por aquí se lo digo: la sonrisa, la educación, el respeto y espíritu de equipo son imprescindibles en el Servicio de Farmacia del Puerta de Hierro.

¿Cómo es la gestión de vuestro trabajo diario?

Dra. Torralba: Mi trabajo diario consiste principalmente en garantizar una eficaz gestión económica de los fármacos, que comienza con la incorporación de los mismos en la guia farmacoterapéutica a través de la Comisión de Farmacia. Una vez incluídos, mi misión consisite en ponerme en contacto con los distintos laboratorios para que oferten sus productos, de tal forma que el Servicio de Farmacia marca los criterios de calidad y la Dirección de Gestión los criterios económicos. Resumiendo mucho el ciclo desde que llega un medicamento hasta que se dispensa, podríamos decir que el procedimiento es el siguiente: una vez seleccionado el laboratorio se hace un pedido que será recepcionado por el Servicio de Farmacia y almacenado en los diferentes carruseles robotizados, he de recalcar que somos pioneros en España en la utilización de esta tecnología de carruseles de almacenamiento y dispensación. También nos ocupamos de la farmacovigilancia, debemos notificar cualquier reacción adversa relacionado con el uso de fármacos.

Por otro lado también es una labor importante la coordinación de la labor de los miembros que integran la farmacia, pues se trata de una cadena muy compleja en la que tienen que convivir muchos programas informáticos, desde la prescripción en Selene, la gestión en Farmatools, la dispensación en Palex… y hay que preveer muchos fallos.

“Tienen que convivir muchos programas informáticos”

La Dra. Torralba muestra a MªJesús los distintos tipos de carruseles de almacenamiento y dispensación de fármacos

María de la Encina: En mi caso es muy dinámico, de forma simultánea se gestiona la recepción de los fármacos, las dispensaciones y las monitorizaciones. Tener una buena organización es fundamental para el adecuado funcionamiento de la unidad, siempre partiendo de la premisa, de que el paciente es prioritario. Al tratarse de un Servicio Central, la coordinación con cada uno de los Servicios, es esencial. Desde que el paciente llega al Hospital, hasta que recibe el tratamiento, pasa por una serie de fases en las que interacciona con distintos profesionales sanitarios, que deben estar coordinados para proporcionarle la mejor atención. Esta actividad se solapa con la atención de los monitores, que se encargan del seguimiento directo de la realización del ensayo . En el caso de Farmacia el control de la temperatura es exhaustivo, cualquier desviación debe ser notificada inmediatamente y la medicación puesta en cuarentena hasta recibir instrucciones por parte del promotor.

¿Y cómo se comporta la industria farmacéutica?

Dra. Torralba: Pues si te soy sincera te diré que no me siento para nada presionada por la industria. El objetivo de todos es la salud de los pacientes. Partiendo de esto yo creo que la mejor manera para trabajar es tener un criterio claro y transparente, transparentísimo, y mantenerlo siempre. 

El trabajo con los laboratorios supongo que será diferente en los Ensayos Clínicos ¿verdad?

María de la Encina: Desde que estoy trabajando en EECC he sustituido el término laboratorio por el de promotor. El coste de los fármacos de Ensayos Clínicos promovidos por los laboratorios farmacéuticos es cero, lo cual supone un ahorro para el Hospital. Algo que me impresionó mucho fue el alto reclutamiento de pacientes en países sin seguridad social, en los que los Ensayos Clínicos constituyen la única vía para recibir un tratamiento sin coste para el paciente. Por otro lado, indicar que existen ensayos clínicos independientes, generalmente con memoria económica cero y donde a las funciones del Servicio de Farmacia hay que añadir la gestión de la compra de los fármacos y su posterior acondicionamiento, pues todo fármaco en investigación debe ser etiquetado adecuadamente como “Fármaco en investigación”.

¿Cuál ha sido vuestra trayectoria hasta llegar al Servicio de Farmacia del Puerta de Hierro?

Dra. Torralba: Yo terminé la carrera en 1971 y mi primera opción era irme a la OMS, la Organización Mundial de la Salud. Yo vivía entonces con mis padres, y a ellos les comentaron que las chicas que entraban en la OMS se iban a cualquier país subdesarrollado para evaluar la situación de la sanidad, que solía ser caótica, y luego volvían llenas de enfermedades. Después de este comentario yo, que no tenía ningún afán independentista ni aventurero en ese momento dije, ¡vale! me dedico a la investigación, que es la alternativa que más me atraía una vez descartada la idea de poner una oficina de farmacia, opción que no me gustaba para nada.

A partir de ahí me vinculé a la Universidad. Me dieron una beca del Colegio de Farmacéuticos para la Universidad de Granada, vinculada a la cátedra de fisiología animal, cuyo catedrático se iba a venir a Madrid y quería que luego trasladáramos a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense la manera de trabajar en Granada. Y allí vine yo a terminar mi tesis con una beca del Consejo Superior de Investigaciones Científicas… se acabó la tesis y me ofrecieron continuar trabajando en la facultad… ¡me pagaban por hacer lo que más me gustaba!. Allí estuve dos años y allí conocí a quien se convirtió en mi marido, cuyo objetivo era ser catedrático.

Continuar los dos juntos en la misma cátedra y en casa no iba a ser bueno ni para él ni para mí, y como él tenía claro que su objetivo era ser catedrático y yo no lo tenía tan claro, pues fui yo la que me marché… se me ofreció la oportunidad de optar a una plaza de farmacéutica en el Puerta de Hierro antiguo y la conseguí… de eso hace 34 años, y lo recuerdo perfectamente porque en aquel momento yo estaba embarazada de mi primer hijo y acaba de cumplirlos… en junio se arriesgaron por mí y en septiembre me tuvieron que dar una baja porque nació mi hijo.

María de la Encina, responsable de la gestión de fármacos para Ensayos Clínicos y la Dra. Amalia Torralba, jefa del Servicio de Farmacia de nuestro Hospital, en un momento de la entrevista.

María de la Encina: Durante mi último año de facultad hice una beca de colaboración en el departamento de bromatología, determinando la composición en ácidos grasos de la carne de avestruz. Éste fue mi primer contacto con la investigación. Una vez finalizada la carrera me puse a trabajar en oficina de farmacia, previa negativa a la propuesta de hacer el doctorado en el departamento. Estuve 6 años en farmacia, pero de ésta sólo me gustaba la atención farmacéutica. Ésto, sumado a un cambio muy importante en mi vida personal, el nacimiento de mi hijo, hizo que quisiera redirigir mi camino profesional, y fue cuando ví la oferta de un puesto de becaria para la Unidad de Ensayos Clínicos. La Dra. Amelia Sánchez me hizo la entrevista y de forma conjunta con la Dra. Torralba me seleccionaron. Y la verdad es que ahora estoy encantada: me siento valorada y me gusta mi trabajo.

¿Tenéis algún tipo de relación con los pacientes?

María de la Encina: No, y eso es algo que esperamos que cambie en un futuro. Es lo que más hecho de menos del trabajo en la oficina de farmacia, de esa etapa recuerdo con mucho cariño a los pacientes, el trato cotidiano y mi labor de asesoramiento.

Dra. Torralba: Es verdad que María no tiene trato directo con pacientes, pero en el Servicio de Farmacia dispensamos todos los meses medicamentos directamente a pacientes externos, concretamente a 1.300, que son vistos por la Dra. Calabuig en el área de consultas.

La Dra. Calabuig en el despacho de farmacia de consultas externas

¿Cuál es vuestra relación con los médicos? ¿y con las enfermeras?

María de la Encina: Yo venía de trabajar en Farmacia de calle y allí, no entras en contacto con el médico, por tanto, mi visión de ellos se asemejaba más a la que tienen los pacientes, me imponían… llevo casi cuatro años en el Hospital y conozco a muchos médicos, algunos amigos, de los que trato de aprender todo lo que puedo. De hecho, muchas veces, de una manera inconsciente, al Hospital le digo Facultad, porque mis conocimientos aumentan cada día. En cuanto a las enfermeras, son fundamentales para la elaboración del PEI en el caso de patologías oncológicas. Agradecerlas enormemente su colaboración y profesionalidad en los estudios.

Dra. Torralba: Para mi el tener una buena relación con médicos, enfermeras y, en general todo el personal del Hospital es fundamental para que el Servicio funcione correctamente, por eso lo potencio lo más posible. Todos somos eslabones en la cadena de mejorar la salud del paciente, y así trabajamos todos, cada uno desde su puesto concreto. Por supuesto que para que haya una correcta dispensación del medicamento es importantísimo tener una buena colaboración con las enfermeras, y con los médicos cuanto más interrelación e intercambio de conocimientos haya,  pues también mejor, y en esa línea trabajamos en el Servicio de Farmacia.


El carrusel horizontal de almacenamiento y dispensación del Servicio de Farmacia


A lo largo de vuestras respectivas trayectorias profesionales ¿Qué aspecto de vuestro trabajo os ha gustado más y cuál menos?

Dra. Torralba: Lo que menos me gustó fue el miedo que sentí al entrar en el Hospital sin tener ninguna experiencia hospitalaria… eso y el miedo a no saber quien te llamaba… se identificaban como Dr. tal o Dr. cual, pero yo no sabía quienes eran ralamente… podía ser un jefe de servicio o un interno… me daba mucha inseguridad. Pero enseguida me di cuenta de que tenía que integrarme en el Hospital, y lo hice introduciéndome en todas las comisiones a las que tenía acceso, estudiando mucho para no quedar demasiado mal en las reuniones… y gracias también a mi marido, que me ayudó mucho con sus conocimientos… y así, poco a poco, me fui sintiendo más integrada, con estudio, trabajo y pertenencia a todas las comisiones posibles.

María de la Encina: Ese miedo yo creo que lo hemos sentido todos. Es cierto que tenemos que tener un conocimiento pluridisciplinar, pero no es lo mismo un especialista que conoce profundamente los medicamentos de su especialidad, que un farmacéutico, que tiene que conocerlos todos. Yo tengo la gran fortuna de disponer de los medios electrónicos, que me permiten encontrar información en menos tiempo de lo que le suponía a la Dra. Torralba.

“Almacenamos muchos datos pero nos somos ordenadores”

Dra. Torralba: Almacenamos muchos datos en nuestra cabeza, pero efectivamente no somos ordenadores… somos humanos, y así enlazo con el aspecto que más me ha gustado de mi trabajo, el humano: concretamente me refiero a haber sabido llegar a formar el equipo tan estupendo que tengo. Existe entre nosotros una transparencia y un espíritu de colaboración excepcional. A nivel científico ya me siento totalmente satisfecha, así que ahora lo que más valoro es el aspecto humano, el equipo… Y no me refiero sólo al equipo del Servicio de Farmacia, sino que como he dicho antes, somos un equipo a nivel de todo el Hospital: médicos, enfermeras… en general mi relación es buena con todos ellos, y eso es la mayor satisfacción.

María de la Encina: Efectivamente el Servicio de Farmacia está muy bien visto en el Hospital y eso es gracias a la gestión de la Dra. Torralba. Respecto a lo que más me gusta, desde el plano profesional yo destacaría el hecho de aprender cosas nuevas cada día, eso y pensar que aporto mi granito de arena en el desarrollo de fármacos que mejoran la calidad de vida de muchos pacientes, cuanto más si los curan. Desde el plano personal, la relación con mis compañeros. Por desgracia, he vivido situaciones personales muy duras, entre ellas el fallecimiento de mi padre y “nunca me quité la bata”, porque estar rodeada de mis compañeros/amigos fue la mejor terapia para superarlas. Lo que menos me gusta… profesionalmente el cierre de un ensayo por falta de eficacia del producto en investigación. Personalmente… ¡¡madrugar!!

¿Qué tal la relación con la Fundación, cómo podríamos mejorar?

María de la Encina: La piedra angular de los Ensayos Clínicos son los fármacos, por tanto, entre el Servicio de Farmacia y la Fundación existe un vínculo obligatorio. En primer lugar, para la gestión de los contratos, por el anexo relacionado con el aporte de la medicación y posteriormente, para el seguimiento de los mismos. La relación que tengo con los compañeros de Farmacia es equiparable a la que mantengo con los de la Fundación, todos somos eslabones de la misma cadena, y el fin “avanzar innovando”.

Dra. Torralba: Nos facilitan muchas gestiones, sobre todo de cara a los Ensayos Clínicos. También se percibe que la influencia de la Fundación en todo el Hospital es mucho mayor ahora que antes, y es muy importante que sea consciente de esa fuerza y la sepa manejar muy bien.

Compártelo en: Icon Icon


Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Última actualización: 19/12/2013

© 2014 Fundación Para la Investigación Biomédica | Hospital Puerta de Hierro