Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro > Entrevistas > Un café con el equipo de la iniciativa “Nacer con raíces”
nacerconraices

Un café con el equipo de la iniciativa “Nacer con raíces”

| Imprimir |

Fecha1/02/2012

FechaEntrevistas,Todas

La iniciativa “Nacer con raíces”, consiste en que los nuevos padres que tengan un hijo en el Hospital Puerta de Hierro Majadahonda puedan plantar un árbol en el jardín de nuestro centro sanitario, con el objetivo de “reforzar el lazo entre los usuarios y el Hospital a través de la creación de un espacio verde sostenible con una fuerte carga simbólica, en el que cada árbol se identifica con un niño nacido en el centro”.

Se trata de un proyecto precioso y por eso hoy nos acompañan algunas de las personas que lo están haciendo posible para que puedan contarnos cómo se gestó la idea y cómo han estado trabajando en ella.

Para ello hemos invitado a nuestro café a:

  • Braulio García y Ana Corrales: de la Sociedad Concesionaria Hospital Majadahonda
  • Roberto Bermúdez y Luis Isasi: de Clece, la empresa encargada del servicio de viales y jardines
  • Luis Miguel Tarín: responsable del Vivero Dubagán
  • Pablo García: Concejal de Medioambiente del Ayuntamiento de Majadahonda
  • Santiago Moraleda: Subdirector de Enfermería del Hospital y responsable del Proyecto “Espacios en Blanco”

Además de contar con la colaboración habitual de MªJesús Propios, secretaria de la Fundación….

Lo primero que todos nuestros invitados quieren dejar claro es que “Nacer con raíces” no es un proyecto individual, sino un proyecto de equipo, una colaboración en la que todas las piezas son imprescindibles. Independientemente de su origen lo importante es la implicación de todos (Hospital, concesionaria, fundación, viales y jardines, vivero, padres…), porque con que sólo una de estas piezas no se hubiese comprometido con ilusión, no hubiera podido materializarse.

Pero como hay que comenzar por algún punto… ¿cómo surgió este proyecto? ¿creo que partió de una idea de Roberto, verdad?

Roberto Bermúdez: Bueno, la idea primaria fue mía pero las ideas si sólo se germinan no crecen, hay que regarlas, y en este sentido yo germiné una idea pero Santiago aportó el riego. Sin su ayuda yo no hubiera tirado para adelante. Puedes tener mil  ideas pero si no tienes apoyo no vas a poder llevar a cabo ninguna.

¿Y qué nos puedes contar de tu experiencia con los padres, cuando se acercan a plantar el árbol?

Roberto Bermúdez: Uff… es maravilloso. Ves alegría, mucha alegría.  Percibes claramente la ilusión de ese padre (o de esa abuela, que ya han venido varias)…. Desde que les ves llegar hasta que se van, dándote las gracias, todos emanan ilusión, acompasado todo con el nacimiento de su hijo. La gente está encantada.

¿Y te genera mucho trabajo adicional?

Roberto Bermúdez: Es un trabajo que no cuesta y que hace que yo me vaya a casa más contento porque me reafirma personalmente. Creo que el crecimiento de las ciudades debe ir acompasado con el crecimiento de la naturaleza. Si por cada metro cuadrado de asfalto se plantaran un par de matas mejoraría mucho nuestro entorno… algún día alguien se dará cuenta de que el asfalto ni se come ni se respira.

Soy de la opinión de que todos podemos hacer algo por mejorar el mundo en que vivimos desde nuestro ámbito. Es una decisión personal. Yo, por ejemplo, me voy a Cercedilla, cojo cuatro esquejes, los enraízo en casa y luego los vuelvo a plantar….

Por eso me gusta tanto este proyecto, de momento el mundo tiene 300 árboles más plantados y esto para mí es importante. Además se ha creado un espacio plural, que engloba muchos ámbitos y en el que no puede haber nada malo y todos somos iguales. Es muy interesante ver como estos días, los de las primeras plantaciones, cuando el padre, la gerencia y todos los que han acudido ponen el píe en el jardín, la humildad se apodera de nosotros. Allí no hay sillas, ni camas de Hospital, ni despachos, ni informes a superiores… ahí estás tú, son tus manos, tu azadón, tu niño y su árbol… lo vas a hacer por él y para él. Para que lo vea crecer.

Estoy harto de ver a los niños embobados con la tele y la consola.. ¿qué ha sido de arrimarte a un árbol y rasparse con su corteza? ¿de construir tu refugio sobre el árbol?… por eso espero que esto recupere un poco esa cultura… además de la idea de que cuando viene alguien al Hospital algo negativo revolotea en la mente, y queremos que este Hospital sea algo más entrañable… “Mira hijo, ese árbol lo planté cuando tu naciste…” es un intento de llegar otra vez a todos esos valores que fomentan un respeto hacia el ser humano y hacia nuestro futuro.

¿Estás hablando de sostenibilidad?

Roberto Bermúdez: Por supuesto. Este es un proyecto sostenible, y espero que no se quede en el Puerta de Hierro y que sea copiado por el mayor número de centros posibles. No es algo que beneficie a cuatro empresas, es algo que beneficia a la sociedad en su conjunto.

¿Tiene el proyecto el éxito que esperábais?

Santiago Moraleda: Realmente ha superado nuestras expectativas. Los padres lo han recibido con mucho entusiasmo, incluso la prensa se ha hecho mucho eco de la iniciativa, lo que ha provocado que sean los padres los que nos llamen a nosotros antes de que nosotros vayamos a contarles, antes incluso de que nazca el niño.

Cuando una idea es buena crece por sí misma, cuando no está madura o las circunstancias no son apropiadas, es preciso no olvidarlas hasta que llegue el momento oportuno. Esta idea desde el momento que recibió el abono principal, el aporte de los árboles por parte del Vivero Dubagán, comenzó a crecer por sí misma, y lo sigue haciendo.

Luis Miguel, como propietario del Vivero Dubagán ¿recibes muchas propuestas para que les dones árboles?

Luis Miguel Tarín: Pues la verdad es que no. En ocasiones si que colaboramos con alguna entidad con planta que se nos queda en excedente, pero es la primera vez que se nos ha presentado un proyecto como este.

¿Y qué te hizo aceptar la propuesta?

Luis Miguel Tarín: Es una propuesta que viene marcada por la situación económica en la que vivimos, en la que no hay presupuesto para este tipo de cosas. Si ahora fuera época de bonanza existiría una partida para esto y ya, pero esta crisis está aquí entre otras cosas para humanizarnos más, y desde este aspecto humano yo acepté la propuesta porque ya conocía a Santiago y me inspira mucha confianza. Él estuvo el alumbramiento de mis dos hijos en el Hospital La Paz y fue como una señal.
Yo creo que a un proyecto como este no se le puede decir que no. Por otro lado, tampoco supone una inversión muy elevada y que me hace sentirme muy orgulloso como persona. Lo que sí puedo asegurar es que tengo una confianza completa en la persona que me ha planteado el proyecto, y que es mucho mayor el coste del trabajo de cuidar los árboles, regarles, podarles… que el coste de los árboles en sí.

Roberto Bermúdez: Pero a mí no me importa, de verdad, cuando crees en algo y lo haces convencido no cuesta trabajo. Si tengo que venir el sábado a podar los árboles lo haré, y encantado. Me compensa porque estoy feliz en mi trabajo, hago lo que siempre he querido hacer… aunque tenga días malos como todo el mundo.

Habláis de Santiago como enlace entre ambos, además Santiago también participa muy activamente en el proyecto “Espacios en Blanco”, un espacio que surge de la gerencia del Hospital ¿no es así  Santiago?

Santiago Moraleda: Este Hospital ha nacido con una filosofía determinada, en el que la creatividad y la innovación forman parte de nuestros proyectos. Creatividad es tener ideas e innovación es convertir esas ideas en valor para nuestra organización. Es muy importante escuchar para decidir lo que es más adecuado, pero especialmente lo es el escuchar a nuestros compañeros de viaje: pacientes, colaboradores…. Queremos un Hospital que se diferencie además de por la competencia de sus profesionales, por las relaciones que establecemos y por el trato que reciben nuestros pacientes, y en esta línea se interrelacionan todos nuestros procesos y proyectos.

En todas las organizaciones hay espacios a los que resulta difícil acceder, y no me refiero a une espacio físico, sino más bien a ese territorio indefinido entre las diferentes funciones de las personas que trabajan en ella al cual no llega la cultura de la organización. Estamos muy centrados en nuestras competencias técnicas pero olvidamos muchas veces un aspecto fundamental, y es nuestro aspecto más humano, que lo tenemos pero en algún momento no lo evidenciamos. Pues bien, el proyecto “Espacios en Blanco” se creó bajo esta reflexión para hacer lo que hacemos de una forma mejor.

¿Explícanos como encaja todo esto con el proyecto “Nacer con Raíces”?

Santiago Moraleda: Esta idea está claramente dentro de la filosofía del Hospital. Walt Disney decía,  todo viene de un sueño, un sueño que debe ser evaluado por una persona realista, para marcarle los límites y luego por otra persona crítica positiva que evalúe realmente los pros y los contras.

Dentro de este ciclo “soñador – realista – crítico”, cuando Roberto me plantea su idea, su sueño… vi en él a Walt Disney y busqué a los realistas y a los críticos para poder llevar a cabo el proyecto.

Supongo que en esa fase de realismo es donde entra la participación de la Sociedad Concesionaria, que es quien conoce exactamente la realidad del Hospital en cuanto a infraestructuras y posibilidades ¿verdad?


Supongo que en esa fase de realismo es donde entra la participación de la Sociedad  Concesionaria, que es quien conoce exactamente la realidad del Hospital en cuanto a infraestructuras y posibilidades ¿verdad?

Ana Corrales: Sí, puede ser, pero desde la Sociedad Concesionaria también tenemos una clara visión de sostenibilidad, y en este sentido la idea de este proyecto surgió en colaboración con la empresa Clece, que es la que se ocupa de la gestión de viales y jardines, con nuestro responsable de patrimonio, Braulio, y con la gerencia del Hospital, aunque en un principio estaba planteado como huerto ecológico.  El problema fue que requería de una gran inversión, y en un principio cuando le presentamos el proyecto al Ayuntamiento , la idea del huerto ecológico no tuvo mucha aceptación. Entonces fue cuando Roberto planteó la idea de la plantación de árboles, Santiago nos coordinó a todos y a partir de ahí comenzamos todos a colaborar: cuántos árboles, de qué tipo, dónde se iban a plantar, si lo podrían ver los pacientes de obstetricia, cómo se iba a informar a los pacientes, como iba a ser el folleto… hubo un gran debate hasta decidir el nombre de nuestro “bosque”, hasta que se le bautizó como “Bosque de la Laguna Seca”, pero pasamos por muchos nombres… de la emoción, de la sonrisa, de la tibia, la Dehesa de la Villa… al final ha ganado el que le gustaba a Santiago…

¿Es muy necesario repoblar las zonas verdes del Hospital?  ¿Fue muy grande el impacto ambiental de su construcción?

Pablo García: Al contrario. Hay que señalar que la ubicación de este Hospital en una parcela tan próxima a la carretera, y estando prevista además desde mucho tiempo antes del desarrollo urbano, redujo notablemente este posible impacto inicial. Yo diría en todo caso que la presencia del Hospital sólo ha traído a nuestra ciudad ventajas y mejores oportunidades para muchos.

¿Sabes si desde entonces ha existido (tanto a nivel local como por parte de la comunidad) algún plan especifico para contrarrestar este impacto?

Pablo García: Inicialmente, la mayor preocupación del Ayuntamiento, así como de los vecinos, eran los posibles complicaciones en materia de tráfico generado por la masiva afluencia de personal, pacientes y familiares, y sobre todo de accesibilidad. En este sentido si se hicieron planes de contingencia que, finalmente, se han visto innecesarios dada la inexistencia de problemas provocados por el tráfico de vehículos.

Braulio García: Efectivamente lo único que se nos recalcó por parte de medioambiente tenía que ver con el tráfico,  concretamente con la pantalla natural que hubo que fabricar para reducir el impacto del ruido de la M503 en la zona de urgencias. Esta pantalla es el pequeño montículo que tuvimos que levantar a base de escombros y movimiento de tierras, y en el que Roberto, el responsable de nuestro servicio de viales y jardines, está haciendo una enorme labor de generación de biomasa para que pueda también albergar vegetación y ser una opción para la plantación de árboles ¿verdad Roberto?

Roberto Bermúdez: Sí, a base de no recoger brozas e incrementar así la actividad bacteriana de la zona, ese terreno construido a base de escombros podrá ser un terreno válido.

Braulio García: La única manera de reducir los residuos de obra es a base de acumular tierra sobre los escombros, e imaginad la cantidad de tierra necesaria para tapar los escombros generados con este edificio en el que cada semana se construían 1500 metros cuadrados de forjado… por eso también la montaña en la que se están plantando los árboles, para reducir todo este impacto ambiental. Realmente teníamos un problema porque existe un pozo, que se ha clausurado, pero que durante la fase de construcción nos acompañó a modo de lago natural, que nos creó muchos problemas pero también nos fue útil ya que aprovechamos esa capa freática para riegos y las plantas de hormigonado. Después vino medioambiente y certificó que no se había dañado dicha capa freática y se clausuró. Por eso cuando llueve tenemos laguna y cuando no es nuestra “laguna seca”. Incluso pensamos en su día en meter algún tipo de impermeabilización para que se mantuviese el lago y su ecosistema, pero se desestimó y se dejó en manos de la naturaleza: si llueve hay agua, patos y ecosistema, y si no llueve no. También es importante destacar que durante la fase de construcción se plantó una cantidad enorme de plantas, pero se secaron en su mayoría porque la plantación no se hizo en buen momento, y a partir del esfuerzo de nuestro servicio de viales y jardines, más que impacto ambiental lo que hemos hecho es generar un espacio lleno de plantas y árboles, un espacio que en dos o tres años tendrá un aspecto realmente bonito.

Supongo que eso le gustará también al Ayuntamiento ¿verdad? ¿ódmo es la relación entre el Hospital y el Ayuntamiento en general, y con el área de Medioambiente en particular?

Pablo García: Me consta que la relación con el Ayuntamiento es fluida y regular, y que desde el área de Sanidad se trabaja estrechamente con el Hospital en distintas materias. Con Medioambiente hemos empezado recientemente una buena colaboración que espero dé muchos frutos en adelante. Estamos decididos a trabajar con el Hospital en todo aquello que entiendan que podemos aportar algo, estando implicados incluso a nivel personal con las posibles ampliaciones del proyecto medioambiental que se lleven a cabo.

¿Y el Ayuntamiento de Majadahonda como colabora?

Ana Corrales: Con el Ayuntamiento trabajamos muy de cerca desde el primer día. Piensa que para cualquier Ayuntamiento el impacto de ubicar en él un Hospital tan grande como este es importantísimo. En este sentido ya hemos hablado con ellos en algún momento de la posibilidad de mejorar este espacio para todos y están muy implicados. Aún no hay nada definido pero muy posiblemente el Bosque de la Laguna Seca albergue bancos y se convierta en un parque muy especial.

¿Cómo valora la Concejalía este tipo de iniciativas por parte del Hospital?

Pablo García: Desde el primer momento que la Concejalía de MMAA tuvo conocimiento de la iniciativa del Hospital, les mostramos nuestro absoluto compromiso de colaboración.  Pero además he de decir que estamos agradecidos realmente por que se haya contado con nuestra humilde aportación al proyecto. Estas son las iniciativas que hacen Hospital y que hacen Ciudad y ayudan a que los ciudadanos se identifiquen positivamente con sus instituciones.

¿Alguna sugerencia para la continuidad y mejora del proyecto?

Pablo García: El Hospital ha empezado poniendo la primera piedra del proyecto con la iniciativa de “Nacer con raíces”, pero me consta que quieren continuar con el aprovechamiento de los espacios verdes que tienen en su haber, dándoles así un uso terapéutico para los pacientes del Hospital,  además de involucrar al personal del Hospital, pero también a ciudadanos  que con carácter voluntario quieran participar en este proyecto, que  debe de ser una realidad cuanto antes. Desde el Ayuntamiento pondremos a disposición del Hospital los medios humanos y los conocimientos necesarios para colaborar en todo lo que esté en nuestra mano para poner en marcha estos “jardines pacientes” de los que hablamos al inicio de nuestra relación.

¿Por qué la Sociedad Concesionaria se ha implicado en una iniciativa como esta?

Ana Corrales: Porque apostamos por la calidad y el medioambiente, de hecho estamos certificados con la ISO-14.000, que nos obliga a cumplir una serie de requisitos, pero independientemente de la obra, también es porque a nivel personal nos encanta. Yo soy ingeniero agrónomo, al igual que Luis Miguel, Roberto también está estudiando la misma ingeniería, Esteban, el técnico del Ayuntamiento, también es ingeniero agrónomo, Juanjo ha estado estudiando medioambientales, a Gonzalo Otero, nuestro director general, también le encantan estos temas… nos juntamos personas que queríamos sacar el proyecto adelante.

Braulio García: Yo soy el que pone los problemas… por ejemplo en un principio me hablaron de 3.000 árboles pero era inviable, hablé con Luis, el gerente de viales y jardines, porque tendríamos que pedir un ejército de podadores para Roberto.

Luis ¿no hay un ejército de podadores para Roberto?

Luis Isasi: Roberto comenzó a trabajar los viales y jardines del Hospital desde el principio, con una ilusión enrome y lo ve desde un foco casi más personal que como empresa. Para ese punto de vista menos romántico estamos Braulio y yo, para traducir el sueño de 3.000 árboles en un proyecto más realista… 200.000 metros cuadrados de zona ajardinada da para mucho….

Braulio García: Lo que sí es cierto es que, una vez que se ha lanzado este proyecto tan bonito, cuando ves a un padre plantando un árbol el día que nace su hijo te sientes completamente arrastrado a trabajar con corazón, ilusión y ganas para superar cualquier aspecto técnico… y si es para un área crítica del Hospital o para los nenes, pues muy especialmente. Desde luego la Sociedad Concesionaria seguirá trabajando conjuntamente con todos los implicados en este tipo de iniciativas.

¿Y la Fundación, qué papel desempeña en este tipo de iniciativas?

Mª Jesús Propios:

La dirección de la Fundación, con Jesús Cubero a la cabeza, tiene muy claro y así me lo transmitió desde mi primer día, que una parte importante de su labor y de mi trabajo debe ser apoyar al Hospital en este tipo de iniciativas, pero además a mí personalmente me encanta implicarme en ellas y en cuanto me hablan de un proyecto para ayudar en el Hospital me vuelco… sobre todo si es para los niños, aunque este año creo que debo superar esta tendencia porque los adultos realmente también necesitan mucho que les llenemos estos “espacios en blanco” de los que habla Santiago. También cuento con el apoyo de la Sociedad Concesionaria, de Laura, con mucha sensibilidad hacia estos temas, y del resto de mis compañeros de la Fundación.

Santiago Moraleda: Efectivamente la dirección de la Fundación de Investigación tiene claro que también quiere colaborar en la labor de rellenar todos los espacios en blanco del Hospital para mejorar la calidad de vida y la estancia de los pacientes, por eso siempre contamos con ella y siempre nos responde.

Lo  importante en este tipo de iniciativas es no imponer las cosas, porque si las imponen pueden no salir bien. Los proyectos tienen que llegar a las personas sin forzarlas, porque sólo así nuestros profesionales darán valor a estas iniciativas y sólo así daremos valor a la labor de los voluntarios que acuden al Hospital… terapeutas de reiki, músico-terapeutas, actores, patrocinadores externos… a todos hay que cuidarlos porque también forman parte del Hospital.

Lo que está claro es que es que todos hemos colaborado, es un proyecto de todos. Quiero agradecer al personal de obstetricia y pediatría por creer y apostar por este proyecto y no quiero olvidar la colaboración de Juanjo Bote, gracias a sus conocimientos y amor por la naturaleza el proyecto Nacer con Raíces es hoy una realidad. Juanjo ha desempañado la función de responsable de comunicación del Hospital durante la baja de Paz Maese. Me consta que también “exportará” la idea al Centro donde trabaja actualmente porque, como antes he dicho, no queremos tener la exclusiva, queremos que nuestras iniciativas se extiendan a todos los Hospitales que necesiten espacios verdes para que disfruten los pacientes y los profesionales

Pues esperemos que así sea, que iniciativas sostenibles y tan positivas como este proyecto se hagan habituales y que así la labor de todos los profesionales, de todas las personas que dedican su tiempo a rellenar los “Espacios en blanco”, mejore realmente el futuro de todos porque, en definitiva, son iniciativas de todos y para todos.

Compártelo en: Icon Icon


Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Última actualización: 07/02/2013

© 2014 Fundación Para la Investigación Biomédica | Hospital Puerta de Hierro