Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro > Noticias > Un estudio del Dr. Mariano Provencio analiza la mayor base de datos de pacientes con Linfoma folicular
linfoma

Un estudio del Dr. Mariano Provencio analiza la mayor base de datos de pacientes con Linfoma folicular

| Imprimir |

Fecha8/10/2013

FechaNoticias

Es un cáncer sanguíneo de evolución muy lenta, pero incurable si se extiende. Las nuevas terapias han permitido una supervivencia superior a los 20 años

A veces, hacer una fotografía de la situación del cáncer en España no es fácil. La falta de registros poblacionales que documenten todos los diagnósticos dificulta este tipo de trabajos. Por eso, la base de datos de linfoma folicular que acaba de elaborar un grupo de oncólogos españoles tiene el doble mérito de ser una de las mayores del mundo y, al mismo tiempo, ofrecer un buen retrato de la situación y la evolución de este tipo de cáncer de la sangre en nuestro país en los últimos años.

El linfoma folicular afecta a unos 3.000-5.000 españoles al año y es el segundo linfoma de tipo no Hodgkin más habitual. La mayoría de los pacientes se diagnostican cuando se detectan algún ganglio inflamado y muchos de ellos tienen una progresión tan lenta que no requieren tratamiento.

El principal autor de esta investigación, Dr. Mariano Provencio, Director Científico de nuestro Instituto de Investigación, acaba de presentar un estudio que analiza el perfil de 1.178 pacientes con linfoma folicular diagnosticados en 17 hospitales españoles entre 1986 y 2012. “Es una de las bases de datos más amplias del mundo, y nos da una idea del perfil de los pacientes, los factores pronósticos, cuántos de ellos recibieron tratamiento, cuántos evolucionaron hacia un linfoma más agresivo…”, explica el Dr. Provencio, principal autor de esta investigación.

El trabajo señala que la edad media a la que se diagnostica el linfoma molecular son los 58 años, con una proporción prácticamente idéntica entre hombres y mujeres. La media de supervivencia en la muestra fue de 246 meses, es decir, casi 20 años después del diagnóstico. “En los últimos años ha habido avances en el tratamiento de esta enfermedad, como las antraciclinas o los anticuerpos monoclonales, pero no sabíamos cuánto habían repercutido en la mejora de la supervivencia”, explica el doctor Provencio, director científico del Instituto de Investigación Puerta de Hierro de Madrid.

El análisis demuestra que los pacientes que recibieron antraciclinas, rituximab o radioterapia tuvieron una supervivencia superior (252 meses frente a 172 de quienes recibieron quimioterapias más antiguas). Las nuevas terapias para el linfoma se introdujeron en el tratamiento en nuestro país hacia el año 2005, “y aunque sólo hace siete años de ello ya se están notando sus efectos en comparación con los pacientes que recibieron terapias más antiguas, con una supervivencia casi 50 meses superior“, señala Provencio.

Los linfomas suelen dividirse entre aquellos de tipo Hodgkin (que representan alrededor del 10%) y los no Hodgkin. “Este último grupo, el más habitual, se divide entre los linfomas foliculares, tradicionalmente considerados de bajo grado [incurables pero con un ritmo de progresión lento] o los de alto grado”, explica el oncólogo madrileño. Aunque existe una tendencia entre los oncólogos a esperar y ver la evolución de los linfomas de bajo grado, sin aplicar tratamiento hasta que la enfermedad dé signos de que está progresando, en la muestra española la mayoría de los pacientes sí habían recibido tratamiento de inicio.

En el futuro, anuncia Provencio, se van a analizar las diferencias moleculares de aquellos linfomas foliculares que progresan hacia una enfermedad más agresiva. “Trataremos de hacer un análisis molecular de las mutaciones para ver qué pacientes tienen mayor riesgo de que la enfermedad malignice”, apunta.

Compártelo en: Icon Icon


Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Última actualización: 10/12/2013

© 2014 Fundación Para la Investigación Biomédica | Hospital Puerta de Hierro